BIO

 

Gádor nace en 1991 enamorada del mar. La primera vez que se puso un equipo de snorkel tenía 3 años, durante un verano en Mallorca, y desde entonces no ha salido del agua. 

A los 16 años Gádor se certificó como buza de aguas abiertas y fue en ese mismo momento cuando vio por primera vez un tiburón. "El terror y angustia que esperaba sentir nunca llegaron, y fue un enorme sentimiento de admiración, fascinación, respeto y paz lo que invadió mi mente al contemplar un ser tan perfecto e inofensivo". Desde entonces, sintió la necesidad de dedicar su vida al Mar. Por él, dejó su carrera de Farmacia y se mudó a Canarias a perseguir su sueño y estudiar lo que realmente le apasionaba. 

Cinco años más tarde, compaginando sus trabajos en la exploración, divulgación y conservación del mundo subacuático, se licenció con Matrícula de Honor en Ciencias del Mar y, posteriormente, obtuvo Matrícula de Honor en su tesis de máster sobre contaminantes orgánicos en tiburón blanco en México.

En el camino, ha logrado conquistar a una comunidad de seguidores, que la acompañan en sus inmersiones por las redes y a quienes trata de contagiar su pasión por los tiburones y la concienciación de los recursos limitados que nos ofrecen el mar y la tierra. 

Colabora con diferentes marcas y sigue amplificando su mensaje a través de charlas, que fomentan el conocimiento sobre lo que nuestros ojos no alcanzan a ver, pero que juega un papel clave en nuestra existencia.

DEL LABORATORIO A INSTAGRAM

 

Tras pasar los últimos años estudiando al tiburón blanco, tanto en su hábitat natural en la remota Isla Guadalupe (México), como en un laboratorio de California analizando biopsias, hoy Gádor tiene claro que sus conclusiones no deben quedar limitadas al mundo científico. 

 

“La ciencia sin divulgación no es nada” y como dijo Jaques Cousteau, “La gente protege aquello que ama, pero sólo podemos amar aquello que conocemos”. Por ello, para acercar a la gente al desconocido mundo de los tiburones y que puedan llegar a entenderlos, amarlos y finalmente protegerlos, Gádor Muntaner dedica su tiempo y sus redes sociales (@gadormunta), a contagiar su pasión  por esta especie y por el océano a través de impactantes imágenes y stories. “3/4 partes de la Tierra son agua. Para descubrir un nuevo universo no hace falta irse muy lejos en busca de otros planetas, tenemos uno bellísimo e inexplorado justo ahí debajo”. 

 

En sus redes hemos visto ya caras tan conocidas como las de Jesús Calleja o David Bisbal, grandes defensores del mar y la naturaleza, con los que ha compartido charlas, jornadas de buceo, así como llamamientos sobre el impacto que el plástico tiene en el mar y la necesidad de proteger a los tiburones. 

NO SHARKS, NO BLUE

 

“Necesitamos a los tiburones en el planeta, y ellos nos necesitan a nosotros”  afirma Gádor Muntaner, quien a sus 27 años se erige como defensora de los tiburones, denunciando a través de sus redes sociales las amenazas que se ciernen sobre ellos. 

 

Si en las últimas décadas la sobrepesca y la degradación de habitats costeros han hecho descender algunas poblaciones hasta el 90%, a ello hoy se le suma un problema de importancia global: la contaminación marina. Algo que nos afecta a todos ya que, como explica Gádor: “la mayoría de los contaminantes vertidos al medio ambiente terminan en ecosistemas acuáticos, donde pueden permanecer en sedimentos o entrar en la cadena trófica mediante su asimilación por parte de organismos vivos, pudiendo alcanzar niveles potencialmente dañinos para organismos de eslabones tróficos superiores y para el ser humano”.

 

APADRINA TIBURONES: UN CROWFUNDING DIFERENTE 

 

De cara a accionar la protección real de tan increíbles animales, Gádor pone en marcha el proyecto #nosharksnoblue para la creación de una fundación que, bajo el mismo nombre, potencie la continua investigación de los tiburones, la preservación del fondo marino y vele por aquellas iniciativas que protejan el ecosistema y aseguren la divulgación y concienciación, tanto colectiva como gubernamental, de la situación crítica de la especie.

Bajo el lema “apadrina tiburones”, en esta primera fase la idea es movilizar a la gente para conseguir los fondos necesarios para la creación de la Fundación. Y de nuevo conseguir que la gente se implique en este proyecto, porque todos podemos hacer algo por preservar estos seres en peligro.  

@2019. Made by Gador Muntaner.